Seleccionar página

Del oficio de cerrajero a la cerrajeria profesional

La aparición de la propiedad privada dio origen al oficio de cerrajero, un puesto considerado fundamental para la vida social ya que protegía los bienes de las personas. Con el paso del tiempo y la evolución de la sociedad la figura del cerrajero ha cambiado para pasar de ser personas que abrían puertas con simples ganzúas a convertirse en profesionales que se enfrentan a nuevos retos en su trabajo, como las puertas blindadas o los diferentes métodos de seguridad que se instalan en los accesos a todo tipo de propiedades.

Beneficios de contratar a un cerrajero profesional

Utilizar los servicios de un cerrajero profesional consigue que los usuarios se sientan cómodos y consideren la garantía de una persona cualificada que puede solucionar su problema. Asimismo, la atención personalizada que se suele recibir en la rama de la cerrajería profesional consigue que el resultado sea siempre el esperado. Los trabajos a llevar a cabo son variados, gracias a la moderna maquinaria de la que se dispone, incluyendo, entre otros, duplicado de llaves, instalación de bombines, reparación de cerraduras de diversas marcas y modelos o cambios de combinación para cajas fuertes.

El cliente puede obtener diferentes descuentos y encontrar un cerrajero barato tanto si los trabajos son para edificios como para comunidades de vecinos o empresas. La asistencia 24 horas a domicilio está asegurada, siendo el traslado del personal rápido y eficiente. Además, el asesoramiento también puede realizarse in situ y únicamente se utilizan para los trabajos las mejores marcas del mercado como Gilé, Tesa, Tecnolar, Tover o Fichet, entre otras.

Las tecnologías más modernas llegan a las manos de los cerrajeros profesionales que trabajan con las cerraduras electromecánicas de alta seguridad, con los sistemas de video-vigilancia, con la motorización de persianas para casas y locales o en puertas blindadas o acorazadas. Encontrar un cerrajero barato y que satisfaga las necesidades de cada cliente es sencillo y práctico gracias a Internet.

Uno de los trabajos más solicitados a cerrajeros es el de abrir puertas tanto de casas como de locales, vehículos o muebles. Este tipo de tareas se llevan a cabo por diferentes causas que abarcan desde la pérdida de llaves hasta el deterioro de cerrojos, candados o cerraduras. Los cerrajeros se encargan también de aconsejar acerca de la cerradura que mejor convenga para utilizar en la puerta de casas y locales comerciales, como por ejemplo el duplicado de llaves ya existentes. Del mismo modo, los cerrajeros también se ocupan de reemplazar el bombín, de instalar puertas blindadas y acorazadas y de aperturas judiciales apoyadas mediante una sentencia.
Si particulares o empresas tuvieran otras necesidades más complejas como la utilización de sistemas de llave maestra, cerraduras electrónicas o televisor de circuito cerrado, existen también cerrajeros profesionales que pueden ocuparse de ello de un modo seguro y eficaz.

En la mayoría de casos, acceder a un cerrajero urgente conlleva la necesidad de instalar una nueva cerradura a partir de una serie de medidas estándar y utilizando las herramientas necesarias para cortar los huecos o asegurar los mecanismos con tornillos. Los cerrajeros se encargan también de vender y arreglar candados y cajas fuertes, así como de solucionar problemas relacionados con las cerraduras de los automóviles.

Consejos útiles de seguridad para hogares y locales comerciales

Cuando se alquila o compra una propiedad, es totalmente aconsejable cambiar las cerraduras de todas las puertas de acceso a la vivienda o comercio, para de esta forma evitar imprevistos desagradables. Del mismo modo, se recomienda instalar escudos protectores para aumentar la seguridad de la cerradura. Es mejor que los trabajos de cerrajería los lleve a cabo un profesional, de lo contrario los daños podrían ser irreparables.

Si la llave se extravía, suele ser más seguro cambiar completamente la cerradura, al desconocer en manos de quién podría estar la que se ha perdido. Al llevar a cabo una copia de llaves, conviene conservar al menos una unidad original para que el duplicado sea de alta calidad. Se recomienda tener mínimo 2 copias de cada una de las llaves que se poseen, así como realizar un mantenimiento regular de las cerraduras para que duren lo máximo posible. Actualizar las diferentes cerraduras de una propiedad es esencial para combatir las nuevas tecnologías que puedan utilizar los ladrones. El mantenimiento de las cerraduras es muy importante, es por ello que se recomienda limpiarlas habitualmente con productos especiales que no sean abrasivos.

Tipos de cerraduras que se utilizan en cerrajeria

Las cerraduras son esenciales para acceder a la propiedad y para contribuir a su seguridad. En el mercado los usuarios pueden encontrar una gran diversidad de cerraduras de diferentes materiales y con distintos mecanismos para su funcionamiento. Para escoger la cerradura correcta, se han de considerar las necesidades de cada persona, así como el diseño y la función que va a realizar.

Las más utilizadas son las cerraduras cilíndricas, muy adecuadas para las puertas exteriores o para la entrada de una vivienda o local. La llave se introduce en la pieza central, denominada cilindro o bombín. También son habituales las cerraduras de sobreponer, que se suelen colocar al descubierto sobre la puerta. El cerrajero de urgencia siempre informará que este tipo de cerradura es más fácil de forzar y es recomendable escoger adecuadamente el material.

Las cerraduras de embutir se colocan generalmente en las puertas interiores y permiten un sencillo uso, siendo necesario girar la manilla para mover el pestillo y caracterizadas por poderse encontrar con llave o sin ella. Las cerraduras tubulares son las que se utilizan en las puertas de los baños y sirven para, a través de una pestaña, bloquear la puerta desde dentro.

Con la aparición de las nuevas tecnologías el campo de los cerrajeros se moderniza y también pueden encontrarse cerraduras digitales. Las puertas pueden abrirse gracias a una tarjeta, código o, incluso, la huella digital. Este tipo de cerraduras son habituales en garajes u hoteles.

Apertura de puertas de seguridad y cajas fuertes

La profesionalidad es un aspecto a tener muy en cuenta en cualquier tipo de trabajo. Los cerrajeros experimentados son capaces de solucionar diferentes tipos de problemas relacionados con su profesión. Los inconvenientes que puede solucionar un cerrajero profesional van desde las tareas más sencillas, como abrir la puerta de una vivienda, hasta las situaciones más complicadas, como abrir puertas de seguridad en las que se requiere una mayor precisión y para las que disponen del material y las herramientas indicadas para llevar a cabo el trabajo de una forma rápida y eficaz. La dificultad de abrir una puerta de seguridad es evidente, ya que su diseño implica que no puedan forzarse con facilidad. Un cerrajero profesional podrá abrir este tipo de puertas, aunque posiblemente le lleve un tiempo mayor que una puerta normal.

La apertura de cajas fuertes es una tarea de la cerrajería que ha llegado a alcanzar una alta demanda, resultando un trabajo a llevar a cabo por profesionales acreditados. Los clientes más habituales que contratan este tipo de servicios son entidades bancarias, empresas y también particulares.

Contratar a un cerrajero urgente conlleva una disponibilidad completa

Los clientes valoran positivamente que una empresa tenga una buena disponibilidad a la hora de ofrecer un servicio concreto. Un cerrajero de urgencia se encuentra disponible los 365 días del año durante las 24 horas y habitualmente es para realizar cualquier tipo de tarea para la que está formado, desde la más básica a la más complicada. Los usuarios se sienten seguros ante la idea de disponer de un profesional al que acudir cuando existe algún problema relacionado con las cerraduras ya que los clientes siempre necesitan un acceso permanente a su vivienda, oficina, caja fuerte, etcétera.

El trabajo de los cerrajeros es fundamental al ser evidente que en determinadas ocasiones las personas pueden vivir una incómoda situación en la que les resultará imposible abrir la puerta de su casa, local o vehículo. Las tareas de estos profesionales son irreemplazables y suponen una facilidad y una manera práctica de tener a mano a un personal cualificado capaz de responder en caso de necesidad y asumir una importante tarea.